ESTABA JESÚS EN EL CIELO, reunido con todos sus discípulos, y estaban analizando la problemática de la droga en el mundo y cómo ésta destruía a muchas personas y familias. Pero como ellos nunca habían probado ningún tipo de droga, no sabían realmente qué era lo que producía, de modo que Jesús decidió mandar a todos sus discípulos a distintas partes del mundo para que trajeran muestras de distintas drogas y las analizaran.
Jesús pasó cinco días esperando que llegaran los discípulos, hasta que por primera vez tocaron la puerta:

(Toc, Toc, Toc..)
- ¿Quién es? - preguntó Jesús
- Soy Juan .
Jesús abre la puerta y le dice:
- ¿Que trajiste Juan ?
- Cocaína de Colombia, Maestro
- Muy bien... pasa y déjala por ahí.

Al rato... (Toc, Toc, Toc..)
- ¿Quién es?
- Soy Pedro.
Jesús abre la puerta y le dice:
- ¿Que trajiste Pedro?
- Marihuana de Jamaica, Maestro
- Muy bien... pasa y déjala por ahí.

(Toc, Toc, Toc..)
- ¿Quién es?
- Soy Mateo.
Jesús abre la puerta y le dice:
- ¿Qué trajiste Mateo?
- Crack de New York, Maestro
- Muy bien..., pasa y déjala por ahí.
Y así sucesivamente iban llegando los discípulos y trajeron Heroína,  Anfetamina, LSD, Hachis, Pasta Base, etc. etc.

Sólo faltaba un discípulo, y en eso sonó la puerta:  
(Toc, Toc Toc)
- ¿Quién es?
- Soy yo, JUDAS.
Jesús abre la puerta y dice:
- ¿Qué trajiste Judas?
- Al FBI cabrones... Todos contra la pared. ¡Ese de barba es el Jefe! 

EL CUERPO HUMANO EMITE LUZ.

Un grupo de investigadores japonés logró confirmar que el hombre, al igual que todos los organismos vivos, generan pequeñas cantidades de luminosidad. Mediante el uso de una cámara ultrasensible, los científicos tomaron las fotografías.

Es bien sabido, al menos por científicos, que todos los organismos vivos emiten una cierta cantidad de luz. En algunas criaturas, como libélulas o medusas, este fenómeno es necesario para los rituales de apareamiento, por ejemplo. Sin embargo, aún no era claro si los humanos también emitían alguna especie de luz. Hasta hoy.

Un grupo de investigadores en Japón logró tomar las primeras fotografías de este fenómeno en humanos. Mediante el uso de una cámara especializada, que debe mantenerse a una temperatura promedio de -120 grados centígrados, los científicos descubrieron que el hombre promedio emite una ínfima cantidad de luz, 1.000 veces menor que lo necesario para ser percibida por nuestros ojos, pero que la hay, la hay.

La investigación se realizó con cinco voluntarios de un poco más de veinte años, quienes fueron sometidos a condiciones de luz normal, además de permitirles dormir siete horas antes de ser fotografiados. Las imágenes de los sujetos fueron tomadas en un cuarto completamente oscuro en el que los voluntarios pasaron media hora, en promedio, desnudos para no interferir la sensibilidad del dispositivo.

Además de ser fotografiados en busca de la bioluminosidad, a los participantes en el experimento les fueron tomadas una serie de imágenes térmicas para intentar encontrar una relación entre la temperatura del cuerpo y la emisión de luz. Los investigadores encontraron que el rostro es la zona del cuerpo que más emite luz y que el área central, que rodea la boca y las mejillas, es el punto que más brilla.

Como la producción de este tipo de luz depende de cambios en el metabolismo, las cantidades de emisión varían en el transcurso del día. Durante la mañana es el momento en el que menos brillamos. La cantidad de luz que emitimos aumenta en la tarde y a eso de las 4:00 p.m. es el punto más alto de luminiscencia del humano para disminuir a su punto más bajo de nuevo entre la 1:00 a.m. y las 7:00 a.m.

Las mediciones se hicieron una cada tres horas durante las 10:00 a.m. y las 8:00 p.m. a lo largo de tres días continuos y las pruebas también incluyeron una muestra de saliva después de las fotografías para calcular el nivel de varios componentes que estarían involucrados en los cambios metabólicos que generan esta bioluminosidad.

Los resultados prácticos de esta investigación, dirigida por Masaki Kobayashi, Daisuke Kikuchi y Hitoshi Okamura, aún son difíciles de imaginar. Lo que sí queda claro es que el cuerpo humano sigue siendo un campo de juego y sorpresas para la ciencia y que al final del día la especie es todavía hoy una compleja construcción cuyos misterios aún no han sido revelados del todo.

TE CONVIERTES EN AQUELLO EN LO QUE PIENSAS la mayor parte de tu tiempo. Los pensamientos se vuelven cosas. La mayoría de las personas piensan en lo que no desean y se preguntan por qué les sigue pasando una y otra vez. Eres un imán que atrae pensamientos, personas, eventos, estilo de vida.

Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado en el pasado: Buddha.
Nuestro cuerpo es producto de nuestros pensamientos.

Aprende a silenciarte y a quitar tu atención de lo que no quieres.

La vida se hizo para ser abundante.

Cuando veas algo que quieres en tu experiencia, piensa en ello, encuentra lugar para sentirlo, habla de ello, escríbelo, llévalo a tu realidad.
Quita tu atención de las cosas que no quieres.

Cuando una fantasía se hace realidad, estás en posición de crear fantasías más grandes y mejores. Ese es el proceso creativo.

Puedes comenzar desde nada, y desde nada y desde ningún lugar crearás la forma.

Este universo está basado en el bienestar. El bienestar abunda espectacularmente.

Imagínate a ti mismo viviendo en un cuerpo perfecto y saludable. Pensamientos de felicidad llevan a una bioquímica feliz: un cuerpo sano y feliz.
Pensamientos de estrés degradan seriamente el cuerpo y el funcionamiento del cerebro.

Presta atención a lo que te sientes atraído porque a medida que sostienes esa imagen en la cabeza te sentirás atraído hacia esas cosas y ellas se sentirán atraídas hacia ti.

LA VERDADERA INDEPENDENCIA
Anand Dílvar

La verdadera independencia sería liberarnos de creencias limitantes del pasado, de programaciones y condicionamientos que nos reprimen. De tantas tradiciones que van en contra de nuestra conciencia y del respeto por nosotros mismos y que continuamos por miedo, por inercia, por no hacer un alto para cuestionarlas.

CURA Y CAUSA DE LAS ENFERMEDADES
Dr. Paul Brunton

Los que buscan la Cura sólo con el fin de restablecerse para estilos de vida sensual y propósitos egoístas, pueden cometer más errores aun y, al final, quedar en peores condiciones.

EL ARTE DE CURAR necesita todas las contribuciones que pueda obtener, de todas las fuentes valiosas que pueda hallar. No puede realizar todas sus potencialidades a menos que acepte todas aquéllas: al homeópata junto con el alópata, al naturópata junto con el quiropráctico, al psiquiatra junto con el servidor espiritual. No las necesita a todas juntas al mismo tiempo, por supuesto, sino sólo como partes de sus recursos totales. Una actitud filosófica se niega a atarse exclusivamente a una sola forma de cura, cualquiera que ésta sea.

OTRA ACTITUD extremadamente fanática de la que debemos prevenirnos, es la creencia de que la curación mental desplaza a todos los demás sistemas y acciones para curar la enfermedad o mantener la salud; y que sus preceptos pueden desechar totalmente las ramas de la medicina y de la cirugía, de la higiene y del tratamiento físico. La salud y el equilibrio reclaman la aceptación, en su debido lugar, de cuanto la Naturaleza y el hombre puedan contribuir. Con estas advertencias preliminares nos aventuramos a predecir que cuando los principios y prácticas de curación mental mejoren - sea, se entiendan más racionalmente - conseguirán un lugar firme en la terapéutica, el cual tendrá que ser concedido - aunque sea a regañadientes - por los médicos más materialistas y escépticos.

EN DISTINTAS etapas de su vida en el cuerpo, se ejercen diversas influencias sobre el ser humano. Todos sabemos cómo el ambiente y la música contribuirán a crear diferentes estados de ánimo; sin embargo, con frecuencia, un factor que no se entiende o se descuida es la influencia del color. Este se halla siempre en lo que nos rodea, en una habitación, un departamento o una casa, en nuestras ropas y en nuestros muebles. Puede contribuir a la salud o quitarla; puede volver alegres o deprimentes a las emociones; puede vigorizar o desvitalizar el cuerpo; puede dar placer a los ojos o irritarlos. Por ejemplo, el rojo - que es el color del planeta Marte, y que en astrología se asocia con la guerra y la ira - puede ser estimulante y vitalizador si se halla en su forma pura y diáfana. Pero en sus indeseables matices más bien oscuros, estimula simplemente los deseos más bajos, y las sensaciones animales. Sin embargo, es un color cálido, y para quienes ya son ancianos y de circulación sanguínea deficiente, la presencia de un rojo puro en la decoración y el mobiliario les ayudará a conservar más el calor. El anaranjado brindará los beneficios del rojo, restando el aspecto negativo de éste. El amarillo es el color de la razón, y ayuda al hombre a elevarse sobre sus deseos más bajos. En su fase puramente dorada, como el color del sol, es el del logro espiritual, del maestro que logró dominio sobre sus emociones, sobre su cuerpo y sobre sus pasiones. El verde - que es el color de la Naturaleza - entraña sosiego, calma, gozo y salud. El azul puro de los cielos de Italia se asocia, astrológicamente, con el planeta Venus, que es el astro del arte, de la belleza y de la solidaridad que casi linda con el amor. En su forma purísima denota devoto amor y aspiración espiritual. Pero no basta conocer el significado de los colores; uno debe saber también otras dos cosas sobre ellos: la primera, cómo combinar distintos colores, y la segunda, cómo contrastarlos.

EN UNA AMPLIA DIVISIÓN GENERAL, la filosofía encuentra tres causas para la enfermedad: pensamiento incorrecto, modo de vida incorrecto y karma negativo. Sin embargo, debido al hecho de que el karma sólo nos trae de vuelta los resultados de los otros dos, podemos hasta limitar a éstas las causas de la enfermedad. Y aun más, como la conducta es en última instancia la expresión del pensamiento, finalmente podemos reducir las causas de una enfermedad a una sola, que es el pensamiento incorrecto. No obstante, esto es tratar el tema de forma definitiva, abstracta y metafísica. Es mejor, al ocuparnos de la enfermedad de manera práctica, mantener el triple análisis de las causas posibles. Por lo tanto, el tema no debe simplificarse demasiado, como ciertas escuelas de cura no ortodoxas lo hicieron, porque el pensamiento que produjo la enfermedad puede pertenecer al pasado remoto, a alguna reencarnación anterior, y no necesariamente a la actual, o puede pertenecer a los primeros años de la encarnación actual. En estos casos, existe el fruto de una siembra actual y conocida. Por lo tanto, tal vez no baste alterar el modo de pensar actual para asegurarnos la inmediata eliminación de la enfermedad. Si disparamos una bala en la dirección equivocada, una vez que salió del arma, no podemos controlar su curso. Sin embargo, podemos cambiar la dirección de un segundo disparo, si nos damos cuenta de nuestro error. Mientras tanto, podemos continuar nuestros esfuerzos para cambiar nuestro primer pensamiento, a fin de librarnos de pensamientos y sentimientos negativos y nocivos, mejorando de este modo nuestro carácter. Pues, si lo hacemos, el tipo de karma físico que se manifieste como la enfermedad que ellos crean, por lo menos no nos alcanzará en el futuro, aunque en el presente no podamos evitar heredarlo de nuestras vidas anteriores.

El estudio de este cuadro revelaría lo que realmente significa la enfermedad como un karma de pensamiento incorrecto, y porque muchas veces no puede ser curado sólo por un simple cambio del pensamiento actual. La prueba de esta afirmación está en el hecho de que algunas personas nacen con ciertas enfermedades o con predisposició n para ciertas dolencias, o sino las adquieren siendo bebés o niños, aun antes de haber tenido la mínima oportunidad de pensar incorrectamente y cuando todavía están en un estado de inocencia y pureza de pensamiento. No son los pensamientos incorrectos de esta encarnación, por lo tanto, los que pueden haber ocasionado esa enfermedad, en el caso de aquellas. Tampoco sería correcto sugerir que hayan heredado estas enfermedades, pues los padres pueden ser personas de pensamientos correctos y vidas elevadas. Cuando no creen que existan vidas sucesivas sobre la tierra, los estudiosos de la cura no ortodoxa se privan de una explicación más satisfactoria del problema de la enfermedad que la que ellos tienen. Dicen que fue causada por el pensamiento incorrecto, pero no pueden explicar cómo es que un bebé o un niño hayan estado pensando incorrectamente como para haber nacido con una enfermedad de la cual no son responsables, ni tampoco sus padres, como tampoco pueden explicar el hecho de haberla adquirido en edad tan prematura.

Del libro PERSPECTIVAS, de Paul Brunton, Editorial KIER

TODOS SOMOS ESPEJOS
Por Deepak Chopra

Todos somos extensiones del campo universal de energía, distintos puntos de vista de una única entidad. Esto implica ver todas las cosas del mundo, a todas las personas del mundo, y darnos cuenta de que estamos mirando otra versión de nosotros mismos. Tú y yo somos lo mismo. Todo es lo mismo. Todos somos espejos de los demás y debemos aprender a vernos en el reflejo de las demás personas. A esto se llama espejo de las relaciones. A través del espejo de una relación, descubro mi yo no circunscrito. Por esta razón, el desarrollo de las relaciones es la actividad más importante de mi vida. Todo lo que veo a mi alrededor es una expresión de mí mismo.

Las relaciones son una herramienta para la evolución espiritual cuya meta última es la unidad en la conciencia. Todos somos inevitablemente parte de la misma conciencia universal, pero los verdaderos avances tienen lugar cuando empezamos a reconocer esa conexión en nuestra vida cotidiana.

Las relaciones son una de las maneras más efectivas para alcanzar la unidad en la conciencia, porque siempre estamos envueltos en relaciones. Piensa en la red de relaciones que mantienes: padres, hijos, amigos, compañeros de trabajo, relaciones amorosas. Todas son, en esencia, experiencias espirituales. Cuando estás enamorado, romántica y profundamente enamorado, tienes una sensación de intemporalidad. En ese momento, estás en paz con la incertidumbre. Te sientes de maravilla, pero vulnerable; sientes cercanía pero también desprotección. Estás transformándote, cambiando, pero sin miedo. Te sientes maravillado. Ésa es una experiencia espiritual.

A través del espejo de las relaciones, de cada una de ellas, descubrimos estados prolongados de conciencia. Tanto aquellos a quienes amamos como aquellos por quienes sentimos rechazo, son espejos de nosotros. ¿Hacia quiénes nos sentimos atraídos? Hacia las personas que tienen características similares a las nuestras, pero eso no es todo. Queremos estar en su compañía porque subconscientemente sentimos que al hacerlo, nosotros podemos manifestar más de esas características. Del mismo modo, sentimos rechazo hacia las personas que nos reflejan las características que negamos en nosotros. Si sientes una fuerte reacción negativa hacia alguien, puedes estar seguro de que tú y esa persona tienen características en común, características que no estás dispuesto a aceptar. Si las aceptaras, no te molestarían.

Cuando reconocemos que podemos vernos en los demás, cada relación se convierte en una herramienta para evolución de nuestra conciencia. Gracias a esta evolución experimentamos estados extendidos de conciencia.

La próxima vez que te sientas atraído por alguien, pregúntate qué te atrajo. ¿Su belleza, gracia, elegancia, autoridad, poder o inteligencia? Cualquier cosa que haya sido, sé consciente de que esa característica también florece en ti. Si prestas atención a esos sentimientos podrás iniciar el proceso de convertirte en ti más plenamente.

Lo mismo se aplica a las personas hacia las que sientes rechazo. Al adoptar más plenamente tu verdadero yo, debes comprender y aceptar tus características menos atractivas. La naturaleza esencial del Universo es la coexistencia de valores opuestos. No puedes ser valeroso si no tienes a un cobarde en tu interior; no puedes ser generoso si no tienes a un tacaño; no puedes ser virtuoso si no tienes la capacidad para actuar con maldad.

Gastamos gran parte de nuestras vidas negando este lado oscuro y terminamos proyectando esas características oscuras en quienes nos rodean. ¿Has conocido personas que atraigan sistemáticamente a su vida a los sujetos equivocados? Normalmente, aquéllas no comprenden por qué les sucede esto una y otra vez, año tras año. No es que atraigan esa oscuridad; es que no están dispuestas a aprobarlas en sus propias vidas. Un encuentro con una persona que no te agrada es una oportunidad para aceptar la paradoja de la coexistencia de los opuestos; de descubrir una nueva faceta de ti. Es otro paso a favor del desarrollo de tu ser espiritual. Las personas más esclarecidas del mundo aceptan todo su potencial de luz y oscuridad. Cuando estás con alguien que reconoce y aprueba sus rasgos negativos, nunca te sientes juzgado. Esto sólo ocurre cuando las personas ven el bien y el mal, lo correcto y lo incorrecto, como características externas.

Cuando estamos dispuestos a aceptar los lados luminoso y oscuro de nuestro ser, podemos empezar a curarnos y a curar nuestras relaciones. Todos somos multidimensionales, omnidimensionales. Todo lo que existe en algún lugar del mundo también existe en nosotros. Cuando aceptamos esos distintos aspectos de nuestro ser, reconocemos nuestra conexión con la conciencia universal y expandimos nuestra conciencia personal.

Las características que distinguimos más claramente en los demás están presentes en nosotros. Cuando seamos capaces de ver en el espejo de las relaciones, podremos empezar a ver nuestro ser completo. Para esto es necesario estar en paz con nuestra ambigüedad, aceptar todos los aspectos de nosotros. Necesitamos reconocer, en un nivel profundo, que tener características negativas no significa que seamos imperfectos. Nadie tiene exclusivamente características positivas. La presencia de características negativas sólo significa que estamos completos; gracias a esa totalidad, podemos acceder más fácilmente a nuestro ser universal, no circunscrito.

Una vez que puedas verte en los demás, será mucho más fácil establecer contacto con ellos y, a través de esa conexión, descubrir la conciencia de la unidad. Éste es el poder del espejo de las relaciones.

WE WALKED BY THIS RESTAURANT that serves whale meat. Of course it launched a spirited discussion on the practice. I've had similar conversations with Norwegians, so I was prepared to have my many meat hypocricies pointed out to me. Why, for example, is it only whales that we feel the need to protect?

http://www.wherethehellismatt.typepad.com/blog/

YOU KNOW, I NEVER FELT LIKE I "BELONGED" anywhere as I was growing up. I thank that feeling though, it separated me from others. It helped me find my voice, my value, my inner self, my core. I dont think I am meant to feel like I belong anywhere. I like roaming around, traveling, making new homes. I never… blend in, and Ive tried trust me.
My mother told me I have a soul that does not like to stay stuck in one place or the need to feel “comfortable” and that I should embrace it. And I have, with time. It is until this day one of the best things I ever did for myself.

I am happy not fitting in, I am happy being different, I am happy with all of my flaws and all of my doubts, all of my questioning. Every little thing that I hated as I was growing up I now love and cherish. I dont want to be perfect.

I want to be me.

Sunamys Villalba

PSEUDO-INTELECTO-NEURO-HIPOCONDRIACOS...

Dicen que todos los días tenemos que comer una manzana por el hierro y un plátano, por el potasio. También una naranja, para la vitamina C, medio melón para mejorar la digestión y una taza de té verde sin azúcar, para prevenir la diabetes.

Todos los días hay que tomar dos litros de agua (sí, y luego mearlos, que lleva como el doble del tiempo que llevó tomárselos).

Todos los días hay que tomarse un Activia o un Yogurt para tener 'L. Cassei Defensis', que nadie sabe qué mierda es, pero parece que si no te tomas un millón y medio todos los días, empiezas a ver a la gente como borrosa.

Cada día una aspirina, para prevenir los infartos más un vaso de vino tinto, para lo mismo. Y otro de blanco, para el sistema nervioso. Y uno de cerveza, que ya no me acuerdo para qué era. Si te lo tomas todo junto, por más que te dé un derrame ahí mismo, no te preocupes pues probablemente ni te enteres.

Todos los días hay que comer fibra. Mucha, muchísima fibra, hasta que logres defecar un sweater. Hay que hacer entre cuatro y seis comidas diarias, livianas, sin olvidarte de masticar cien veces cada bocado. Haciendo un pequeño cálculo, sólo en comer se te van como cinco horitas.

Ah, después de cada comida hay que lavarse los dientes, o sea: después del Activia y la fibra los dientes, después de la manzana los dientes, después del plátano los dientes... y así mientras tengas dientes, sin olvidar pasarte el hilo dental, masajeador de encías, buche con Plax...

Mejor amplía el baño y mete el equipo de música, porque entre el agua, la fibra y los dientes, te vas a pasar varias horas por día ahí adentro.

Hay que dormir ocho horas y trabajar otras ocho, más las cinco que empleamos en comer, veintiuno. Te quedan tres, siempre que no te agarre algún imprevisto. Según las estadísticas, vemos tres horas diarias de televisión. Bueno, ya no puedes porque todos los días hay que caminar por lo menos media hora (dato por experiencia: a los 15 minutos regresa, si no la media hora se te hace una).

Y hay que cuidar las amistades porque son como una planta: hay que regarlas a diario. Y cuando te vas de vacaciones también, supongo. Además, hay que estar bien informado, así que hay que leer por lo menos dos diarios y algún artículo de revista, para contrastar la información.

¡Ah!, hay que tener sexo todos los días, pero sin caer en la rutina: hay que ser innovador, creativo, renovar la seducción. Eso lleva su tiempo. ¡Y ni qué hablar si es sexo tántrico!! (al respecto te recuerdo: después de cada comida hay que cepillarse los dientes!).

También hay que hacer tiempo para barrer, lavar la ropa, los platos, y no te digo si tienes perro u otra mascota... ¿hijos? En fin, a mí la cuenta me da unas 29 horas diarias.

La única posibilidad que se me ocurre es hacer varias de estas cosas a la vez, por ejemplo: Te duchas con agua fría y con la boca abierta así te tomas los 2 litros de agua. Mientras sales del baño con el cepillo de dientes en la boca le vas haciendo el amor (tántrico) parado a tu pareja, que de paso mira la TV y te cuenta, mientras barres. ¿Te quedó una mano libre? Llama a tus amigos. ¡Y a tus padres! Tómate el vino (después de llamar a tus padres te va a hacer falta). El Yakult con la manzana te lo puede dar tu pareja mientras se come el plátano con el Activia, y mañana cambian.

Y menos mal que ya crecimos, porque si no nos tendríamos que clavar un Danonino Extra Calcio todos los días. ¡Úuuuf! Pero si te quedan 2 minutos, reenvíale esto a los amigos (que hay que regar como las plantas) mientras tomas una cucharadita de All Bran, que hace muy bien... Y ahora te dejo porque entre el yogur, el medio melón, la cerveza, el primer litro de agua y la tercera comida con fibra del día, ya no sé qué estoy haciendo pero necesito un baño urgente. Ah!, voy a aprovechar y me llevo el cepillo de dientes... SI YA LO ENVIÉ ANTES, PERDONA... ES QUE ES EL ALZHEIMER...A PESAR DE TANTOS CUIDADOS NO LO HE PODIDO COMBATIR.

Efe | Londres
LA ROYAL SOCIETY RECLAMA UN PLAN MUNDIAL para posibles contactos con extraterrestres.

La revista 'Philosophical Transactions', publicada por la prestigiosa sociedad científica británica Royal Society, advierte en su última edición de que los gobiernos del mundo deberían prepararse para un posible encuentro con una civilización extraterrestre que podría ser violenta.

La publicación, que este mes dedica un número completo al tema de la vida extraterrestre, argumenta que si el proceso de evolución sigue en todo el universo patrones darwinistas, tal como ocurre en la Tierra, las formas de vida que contactarían con los seres humanos podrían "compartir su tendencia a la violencia y la explotación" de los recursos.

Por ese motivo, los científicos reclaman que las Naciones Unidas (ONU) configuren un grupo de trabajo dedicado a "asuntos extraterrestres" con la capacidad de delinear un plan a seguir en caso de un contacto alienígena.

'Debemos estar preparados para lo peor' "Debemos estar preparados para lo peor" en caso de coincidir con una civilización extraterrestre, alerta el profesor de paleobiología evolutiva en la Universidad de Cambridge Simon Conway Morris, quien considera que la vida biológica debe tener en todo el universo unas características similares a las de la tierra.

Morris cree que si existen alienígenas inteligentes "serán parecidos a nosotros", algo que, "dada nuestra no muy gloriosa historia", debería "hacernos reflexionar".

Por su parte, los profesores John Zarnecki, de la Open University, y Martin Dominik, de la Universidad de St Andrews, reclaman en el artículo que abre la revista un plan "responsable" dirigido por expertos y científicos que evite los "intereses de poder y el oportunismo" en caso de que los extraterrestres llegaran a nuestro planeta.

La posible "falta de coordinación" que presumiblemente se daría en ese caso hipotético debe evitarse, según estos científicos, con la creación de un "marco general de trabajo" que surgiría de un "esfuerzo verdaderamente global gobernado por un grupo político con la suficiente legitimidad".

El pasado mes de abril, el científico Stephen Hawking ya alertó sobre los peligros del contacto con extraterrestres. En un documental para el canal 'Discovery Channel' se mostró prácticametne seguro de que los alienígenas existen aunque recomendó que los humanos eviten mantener el contacto con ellos.

THERE IS NO SPOON

"Do not try and bend the spoon, that's impossible. Instead, only try to realize the truth...there is no spoon. Then you'll see that it is not the spoon that bends, it is only yourself."
―SpoonBoy to Neo

There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon .



There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon . There is no spoon .

TODOS VEMOS EL MUNDO DE FORMA DISTINTA.

La forma como percibimos visualmente el mundo depende de una región del cerebro que varía entre una persona y otra, dice un estudio.

La mayoría de los seres humanos asumimos que la forma como percibimos visualmente el mundo es muy similar entre personas. Pero ahora una nueva investigación descubrió que, de hecho, todos vemos el ambiente que nos rodea de forma distinta.

Los investigadores de la Universidad de Londres descubrieron que una región del cerebro, llamada corteza visual primaria, es la responsable de procesar lo que vemos en el mundo. Y ésta región, dicen los científicos, tiene un tamaño muy diferente entre un individuo y otro, lo cual afecta la forma como vemos lo que nos rodea.

Los científicos, que publican su estudio en Nature Neuroscience, llevaron a cabo una serie de experimentos con 30 voluntarios en los que les mostraban varias de ilusiones ópticas. Asimismo, por medio de imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI) pudieron medir la corteza visual primaria de cada participante.Descubrieron que el tamaño de todas las cortezas visuales de los individuos variaba mucho, y también la forma como cada uno procesaba las ilusiones ópticas.

"Nuestro estudio revela que la forma como percibimos el mundo subjetivamente depende de la arquitectura de nuestro cerebro" explicó a la BBC el doctor Samuel Schwarzkopf, quien dirigió el estudio en Centro Wellcome Trust para Neuroimágenes de la Universidad de Londres.

"Por ejemplo, vimos que entre más pequeña era la corteza visual primaria de los participantes, más pronunciada era la ilusión visual", agrega.

Entre las ilusiones ópticas presentadas a los voluntarios estaban varias bien conocidas, como la ilusión de Ebbinghaus, que muestra dos círculos del mismo tamaño pero uno rodeado de "pétalos" circulares más grandes y el otro de "pétalos" más pequeños.

La mayoría de la gente suele ver el primer círculo como más pequeño que el segundo.

También se les presentó la ilusión de Ponzo, en la que los voluntarios veían dos líneas verticales de tamaño idéntico sobre la imagen de un túnel. En ésta, la línea colocada al final del túnel parece más grande que la colocada al principio.

Cuando los investigadores presentaron estas imágenes descubrieron que todos los participantes las veían de forma distinta.

Por ejemplo, para algunos había una diferencia "enorme" (puramente ilusoria) en el tamaño entre los dos círculos. Pero otros casi no notaban diferencias.

"Las ilusiones ópticas nos desconciertan e inspiran nuestra imaginación, pero en realidad lo que hacen es demostrarnos que la forma como vemos el mundo no necesariamente es precisa físicamente, sino depende mucho de nuestro cerebro" dice el investigador.

"Y nuestro estudio demuestra que la forma como un objeto aparece frente a nosotros depende del tamaño de la región del cerebro que es necesaria para la visión".

Es decir, afirma el investigador, "qué tanto nos engaña nuestro cerebro depende de qué tanto "patrimonio" el cerebro ha dedicado al procesamiento visual".

Y el científico cree que la forma como procesamos el mundo que nos rodea tiene una influencia en todo lo que hacemos, nuestras conductas y decisiones.

"Es claro que cada uno vemos el mundo de distinta forma y ahora tenemos un vínculo entre la forma como el cerebro está organizado y la forma como percibimos lo que nos rodea".

BBC Mundo.com

000webhost logo